martes, 21 de febrero de 2012

Maratón De Sevilla-5 Meses + 3:29:56


Los que hayáis leído el titulo de la entrada ya sabréis como termina la película, pero en esta crónica podréis averiguar lo que se siente y como se vive un primer maratón.
Advierto que se puede hacer un poco larga y que aquel que tenga un poco de prisa lo deje para más tarde, pero que al final la lea eeehh…
El día 19 de Septiembre empezó la preparación de este primer Maratón, 5 meses (casi dos estaciones el otoño y el invierno) ,91 días de entrenamiento, 6 carreras (3 Medias, 1 Diez mil, y 2 San sil), 1240 kilómetros y mucho sufrimiento, sobre todo las dos últimas semanas con la ola de frio.
VIERNESFue un día completito ya que con los carnavales tuve que estar con los peques todo el día y no me quedo más remedio que salir un ratito a las siete de la mañana para soltar las piernas antes del Domingo.



Plano del entreno del Viernes.





Kilómetros de Viernes. 6.0 Km
Tiempo. 34:03 Min
Ritmo. 5.40 Min/km
Pulsaciones Max. -
Pulsaciones medias. -
Kilómetros totales. 1438.66 Km



SABADODejamos a los peques la tarde anterior en casa con los abuelos y a las 7,30 mi Manuela y Yo cogimos el AVE rumbo a Sevilla. Todo un lujo estar en dos horas y media en la capital Hispalense. La temperatura era ideal, ni frio ni calor, llegamos al hotel y tras varias llamadas poco a poco nos fuimos juntando toda la manada. Jose y Marta con las niñas que viajaron el Viernes y se alojaban en casa de unos amigos, y luego Jesús, Nuria, Belén, Javi, Paco, Milagros, Álvaro y María, que venían de camino desde Madrid en una furgoneta alquilada para la ocasión.







Una vez reunidos nos marchamos para el estadio Olímpico a la feria del corredor para recoger los dorsales y quedarnos a comer en Isla Mágica la comida de Hidratos.
Pensé que a la quedada de la gente de los blog no llegaría porque se nos hizo un poco tarde pero casi entrando en el estadio oí mi nombre y al girarme en un grupo de gente reconocí al Abuelo, a David “Matraca” y a Miguel con los que pude compartir un pequeño rato de charla y que me hubiese gustado se extendiese por mucho más tiempo. Fue todo un placer conoceros chicos y espero que tengamos más oportunidades de juntarnos, se que os acompañaba más gente pero yo no reconocí a ningún bloguero más, que por favor me disculpe y si leen esto me hagan saber quiénes eran.






Después de despedirme de la familia Bloguera entramos en el estadio para recoger el dorsal, la bolsa, y ver un poco las tiendas y el ambiente, luego a comer al Fuerte de Isla Mágica donde tuvimos que esperar una gran cola para comer. La comida no estaba mal pero la pasta para bocas como la mía era un poco escasa y gracias a mi Manuela y a Milagros mi plato se rellenó un par de veces. La animación la puso en directo “Los Centella” aquellos que cantaban lo del “toro enamorado de la Luna” y se hizo muy amena. La tarde noche la dedicamos al turismo y a la gastronomía por Sevilla y a eso de las 11:30 nos recogimos en el Hotel para intentar descansar algo antes del gran día.


DOMINGO
A las 6 de la mañana estaba puesto el despertador que no llegó a sonar porque ya llevaba 20 minutos despierto, 6:30 y con los chicos desayunando en el comedor que gracias a Pedro amigo de Jose tuvo la gentileza de adelantar su horario para la gente que corríamos el maratón y que en un rato lo llenamos.
La llegada al estadio fue desquiciante, eran las 9 y estábamos metidos en un atasco de tres pares de narices, al final ni ropero ni nada preparándonos en los coches para que nos diera tiempo. La organización estuvo muy bien pero Sevilla tuvo un fin de semana que la desbordó por completo, entre el Maratón, el congreso del PP y las manifestaciones hubo momentos donde se colapso y de hecho la familia pudo vernos en el 17 y en el 25 pero al estadio no llegaron a tiempo, pasando incluso algunos momentos dramáticos en el Metro, y que desde aquí quiero agraceros el esfuerzo que hicisteis (Manoli , Nuria, Milagros, Paco, los niños Álvaro y María que demostraron ser dos Ángeles soportando un fin de semana demoledor, y al gran Pedro el cual hizo de su fin de semana una odisea para que nosotros pudiésemos estar atendidos en todo momento, Gracias chicos un cachito de nuestras medallas también es vuestro).Todo preparado y a las 9:15 ya estábamos pisando el desgastado tartán, algo más de 5000 corazones latiendo al mismo tiempo esperando el sonido de una pistola que puntual hizo sonar el disparo y lo que sería en comienzo de mi reto.






















Ya estabamos advertidos de que en la salida del estadio se formaría un tapón y que además al colocarse los fotógrafos en la parte superior de la entrada al túnel muchos se paraban para salir más guapos en las fotos, la emoción te sobrecoge cuando intentas correr por el ascendente túnel que te saca a la calle entre los rugidos de tanto gladiador.
Una vez en las amplias calles de la isla de la Cartuja el correr ya se hace fácil y esos primeros kilómetros se hacen muy amenos y donde tengo el privilegio de correr con uno de mis grandes seguidores el Abuelo y que me dice que Isidro y Miguel van por delante.
Pocos kilómetros después viví por primera vez una experiencia que me sorprendió mucho, corríamos todos más o menos por donde podíamos pero como si de un tren se tratara empezó a entrarnos por detrás el globo de las 3.30 arrastrando detrás de si a una multitud de corredores enganchados como vagones, fue la misma sensación de cuando vas en carretera con el coche y te adelanta un tráiler.
Cuando lo vi dije que ese era mi tren y que en ningún momento me gustaría perderlo de vista. Hablando con los chicos le comente de seguirlo y de intentarlo al menos hasta que notáramos que no se podía, y ellos aclamaron a la prudencia. Eran los primeros kilómetros y me deje llevar por ellos que tienen algo más de experiencia, pero dentro de mí notaba que todo funcionaba a la perfección y que las piernas querían Vietnam. Fueron pasando los kilómetros y en todo momento llevábamos el globo a la vista y he de dar la razón a Javi que en un par de ocasiones dijo que iban a tirones, pero a mí las piernas se me iban solas.
En el 17 pasando por la estación de Santa Justa tuvimos los primeros gritos de ánimo de la familia que se dejo la garganta para subirnos la moral.




Por mi reloj la media la pasamos en 1.45 pero desde el principio no me cuadraban los kilómetros marcados en el circuito con los que me daba el GPS y esperaba que poco a poco se igualasen.
Fue a partir de aquí cuando me puse al frente de la manada para intentar que no se nos fuera el globo, ellos corrían juntos y yo veía que cuando me ponía al lado bajábamos el ritmo. Fuimos así durante algún kilómetro más, al paso por el 25 volvimos a ver a la familia y me sacaron una foto al lado de Miguel sin yo darme ni cuenta hasta luego verla, después vi que les empezaba a sacar metros y miraba hacia atrás a ver si venían pero ninguno parecía querer.

Creo que hice todo el Maratón con mucha cabeza, incluso hasta la media un poco por debajo del ritmo que podía haber llevado, pero quería que fuésemos juntos.
Ya pasado el 25 decidí seguir la aventura en solitario y esperar no encontrarme mal a partir del 30. Fue en ese momento donde comprobé que con el ritmo que iba cómodo era un poco superior al del globo y casi hasta llegar a meta fui por delante.
A partir de dejar la compañía de la manada y adelantarme al globo empezó mi aventura en solitario encerrándome en mis pensamientos disfrutando de las buenas sensaciones, esperando notar algo que me indicara que no estaba haciendo lo correcto, pero todo funcionaba a la perfección. Bebí agua en todos los avituallamientos, isotónicos, varios trozos de naranja un gel en el 21 otro en el 32 y el ultimo en el 40.
A partir del 35 empece a ver la que estaba liando el tío Cabrón del Mazo, que iba dejando heridos, mal heridos y muertos a muchos luchadores a los lados del camino, de todos los que adelanté por mi lado, no hubo uno solo que no le dedicara unas palabras de aliento o un toque para animarle, yo lo agradecería si me pasase.
Creo que al tener tanto donde pegar al Tío Cabrón le pase despistado y no me vio y mira que yo fui pensando en él desde el 29 pero no, no nos encontramos.
No voy a decir que mis últimos kilómetros fueran como los de Caperucita Roja camino a casa de la abuelita saltando por el bosque y cantando, NO, el peso de la carrera lo empecé a sentir a partir del 35 36 pero no como para darle gusto al del Mazo. Y en el 40 además de tomarme el ultimo gel, un señor que estaba animándonos me dijo algo que aunque hoy a muchos les pueda parecer una ridiculez y aun mas a los que no hayan corrido un Maratón, a mi me puso los pelos de punta y me hizo estirarme y entran en el estadio como una moto, Me dijo-Animo chaval estas entrando en el Valle, disfruta es el Valle de los Héroes.
Joder ya ves que si disfrute, entre haciendo el pistolero con el público y levantando los brazos porque además no me podía creer que iba a hacer un sub 3.30 y que casi se me escapa por hacer el tonto,jajaja.Pare el reloj y el de la organización mascaba 3.31.19 y al mirar el mío casi me da un telele 3.29.58 que luego por la organización sería 3.29.56.Segun el GPS de mi polar he corrido 43km y creo que a mucha más gente también le salió bastante más distancia de los 42.195, pero a mí eso ya me daba igual.
Enseguida me pusieron una toalla y antes de que me dieran la medalla esperé a ver si llegaban mis chicos, mientras vi entrar a gente muy tocada y a otros muy emocionados y al par de minutos Jesús y Jose entraron, al parecer Javi se habia quedado atrás con algunas molestias. Decidimos salir a los coches a esperarle porque dentro del estadio nos estábamos quedando fríos y antes de llegar nos alcanzó el, que al parecer tuvo algunos problemas y los últimos kilómetros se le atragantaron y le pillo el Tío Cabrón del Mazo.
Durante la salida pude reconocer una cara conocida,-coño ese tío es Isidro, nos saludamos y nos felicitamos por nuestras marcar y la pena que al ir yo acompañado no pudiésemos disfrutar de más tiempo para charlar, de todas maneras fue un placer conocerte, espero que nos reencontremos con mas tiempo.
Reencuentro con la familia tras nuestra gesta y su odisea, felicitaciones, besos, emociones, fotos y a celebrarlo poniéndonos hasta el culo de comer y de beber.
La manada regreso por la tarde para Madrid y yo me quede una noche más descansado en el Hotel para regresar el Lunes.














Hoy escribiendo esta crónica todavía tengo las agujetas que me ha dejado la carrera que no son muchas pero que me saben a gloria, y desde aquí quiero decir que hubiese sido muy distinto si hubiese sufrido mucho, pero partiendo de un buen plan (GRACIAS JORGE), una buena planificación, ser metódico en los entrenos, una buena compañía (JESUS, JAVI, JOSE, GRACIAS), una protestona, aunque siempre a mi lado compañera (GRACIAS MANUELA) y ser luego muy prudente en la carrera, un maratón puede ser una de las experiencia más grande de tu vida después de ver nacer a tus hijos. SIN NINGUNA DUDA R E P E T I R E .
MARATÓN . 42.195 Km
Tiempo. 3.29.56 Min
Ritmo. 4.59 Min/km
Pulsaciones Max. 165
Pulsaciones medias. 136
Kilómetros totales. 1480.86 Km